Retrovisor

Viejas amistades ya irrecuperables, viejos encuentros, viejas obsesiones, viejos enamoramientos, viejos colegas que nunca lo fueron, viejos conocidos que jamás me llegaron a conocer, viejos maestros que jamás me enseñaron nada, viejos lugares, días viejos, viejos cielos, nubes pasajeras sobre viejas arenas, viejas ideas, viejos sueños, viejas ideologías, viejos errores, viejas culpas, lo único que tengo para decirles hoy, es que ya no me importan.

Bienal Iberoamericana de Arte Joven, Buenos Aires 1989

En 1988 (yo tenía 19 años) la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires (hoy Gobierno de la Ciudad Autónoma) convocó a jóvenes artistas para que presentaran sus trabajos para la Primera Bienal Iberoamericana de Arte Joven a realizarse en marzo de 1989. El inefable Instituto Nacional de Cinematografía (hoy INCAA), partícipe necesario de varios de mis accidentes a lo largo de mi vida profesional, era el encargado del área de cine y video de la Bienal, y ofrecía financiar los guiones ganadores en sendos formatos.

En una de esas noches bacanales de exuberancia creativa que nos regala la vitalidad y la inconsciencia de la juventud, escribí un guión para un corto de 20 minutos. Se titulaba Fizz y contaba, de manera bastante heterodoxa y fantasiosa, la decadencia de una familia que proyectaba imágenes de su pasado próspero a fines de los años 20s, antes de ser arrasada por la debacle del golpe del 30, en el que yo veía el origen de la degradación argentina.

No sólo se trató del primer premio relativamente importante que ganaba, sino que me veía a mí mismo como parte de un acontecimiento cultural de los más trascendentes en la historia de este país. La Bienal convocaba multitudes en cada presentación de todas y cada una de las disciplinas, Página/12, el diario de vanguardia cultural de la época, le dedicaba doble página todos los días en su sección principal, la televisión hablaba por primera vez de “posmodernidad” y las imágenes de esos jóvenes transgresores hacían olvidar el páramo socioeconómico de los estertores del alfonsinismo. Ante un auditorio repleto en la capilla del Centro Cultural Recoleta, di notas para los medios y una conferencia que, a falta de conocimientos sobre la materia en la que irresponsable e irreverentemente me había metido, fue pródiga en chistes, salidas ingeniosas e historias ocurrentes. Me sentía Los Beatles con el background de Panamerican atrás.

Desde el glorioso momento en que me informaron que había ganado ese premio, hasta el fatídico día final de la Bienal, me dejaron en la más absoluta soledad para presentar presupuestos, planes de rodaje, equipos técnicos y elencos, para lo cual no estaba preparado, aunque a base de voluntad y ayuda de profesionales a los que pude acudir gracias a mi tío Nicolás Gerscovich logré llegar a armar un proyecto de producción razonable. Pero lo más duro de todo es que nunca apareció ni un centavo de los fondos prometidos, lo que debió ser mi opera prima en 16mm nunca fue filmada, y yo me vi en abril de 1989, luego de mi gira mágica y misteriosa por el brillante mundo de la fama precoz, sin nada.

Nunca fui tonto, por lo que nunca me consoló el mal de muchos: los prometidos libros de novela, cuentos y poesías, los prometidos discos de bandas nuevas, las prometidas muestras itinerantes de plástica y, sí, los prometidos cortos de cine y video, jamás vieron la luz.

Durante muchos años pensé que hubiera sido de mi carrera si filmaba ese guión poco convencional y poco profesional, qué hubiera salido de mi frescura y amateurismo. Y, llevando la ucronía más allá de las fronteras, qué destino me habría esperado de ganar un premio en ese mismo contexto de impacto cultural pero en París, Londres o Nueva York en vez de la Buenos Aires desgobernada por lo más tonto e incompetente de la Juventud Radical.

En esta vida no está la respuesta.

FRASES SUELTAS

Prefiero los problemas de la libertad antes que las soluciones del totalitarismo.

La importancia de un artista se mide por la calidad de sus fans y la cantidad de sus detractores.

De todos mis compañeros de división del colegio, sólo con cuatro o cinco me juntaría a tomar un café; del resto, con la mitad no me juntaría a tomar nada, y con los demás me reuniría sólo para tomar cicuta.

Todas las películas de Bertolucci son obras maestras de la imagen y ninguna vale la pena ver.

El aborto va a ser visto en el futuro como hoy vemos la negación de humanidad de negros y amerindios en el siglo XVI.

El éxito del femimarxismo es haber llenado con odio a los hombres las vidas vacías y sin sentido de ese ejército de mujeres frustradas, trastornadas por el resentimiento. Es la misma matriz del nazismo, que dio en el odio al judío una razón de ser a las vidas de muchos alemanes.

El femimarxismo es el nazismo del siglo XXI, los hombres son los nuevos judíos de esta cacería a cielo abierto desatada en todo Occidente convertido en un Reich de género, el cromosoma XY es la nueva estrella de David amarilla.

La misma ideología que postula que todo varón es un violador, quiere baños mixtos, el objetivo es claro: una explosión de denuncias y acusaciones masivas contra hombres, que NUNCA van a ser probadas, pero que serán difundidas en medios y redes sociales.

En el siglo XXI la gente sencilla es la que piensa y dice las cosas más sensatas, lógicas y basadas en la racionalidad científica, mientras académicos, intelectuales y periodistas balbucean disparates absurdos, irracionales y falaces propios de analfabetos.

El marxismo global está jugando sus cartas fuertes para destruir las sociedades en todo Occidente: abolicionismo penal, abuso y adoctrinamiento de niños, feminismo, aborto, imposición de la ideología de género, las perversiones y trastornos mentales, invasiones “migratorias”. La guerra cultural, mediática, política y militar se define en estos años.

Los mal denominados “niños trans”, no son otra cosa que pobres chicos manipulados y traumatizados por adultos pervertidos, en general una madre o un padre, o ambos, como en este caso, que deberían perder la patria potestad y ser procesados por abuso y corrupción de sus propios hijos menores, en cambio, son avalados y protegidos por los degenerados que coparon los medios de comunicación, los partidos políticos y los estamentos del Estado, esbirros al servicio de una ideología depravada que tiene a la violación de niños como uno de sus principales objetivos de corto plazo, para crear a la larga sujetos que se odien a sí mismos, que no tengan identidad y sean fácilmente dominados.

El puritanismo femimarxista actúa sólo donde hay placer masculino, la mujer repulsiva y desagradable, en la mayoría de los casos lesbiana, tiene vía libre para desnudarse donde sea, incluso en sitios familiares y en la vía pública, la que tiene vedada la exhibición de su cuerpo es la mujer bella que atrae al hombre heterosexual, el sujeto declarado enemigo existencial de la ideología de género, el feminismo misándrico y el activismo lesbogay, como lo es el judío para el nazismo.

Lo acontecido hoy es un síntoma de la enfermedad que padece nuestro país: la anomia, la falta de ley y autoridad. Una enfermedad que fue inoculada aviesamente por la ideología que militan las castas dominantes, desde las academias a los medios de desinformación, pasando por los partidos políticos, el Poder Judicial tomado por delincuentes disfrazados de jueces y fiscales, y las organizaciones defensoras del terrorismo travestido de derechos humanos, todos esos grupos de poder han conspirado durante años para producir una narrativa que victimiza al criminal y criminaliza a la fuerza de seguridad que, cuando actúa legítimamente para combatir el delito, se la crucifica mediáticamente y se la procesa judicialmente, narrativa que ha creado el mantra de la “represión” para deslegitimar la aplicación de la ley y el orden, y fomentar el crimen y el caos.

Vivimos bajo una dictadura política, cultural y social que día día empuja la línea de su totalitarismo, borrando libertades y sancionando leyes que persiguen al individuo por ser libre, por expresarse, esta dictadura está especialmente ensañada contra el hombre heterosexual, porque es el último palo en la rueda de su objetivo de formar una sociedad sometida, esclavizada, miedosa y cobarde, una masa de entes despojados de identidad e individualidad que resignen su condición humana y se entreguen para ser los engranajes de un Estado global.

Qué poco tenés que valer intelectual y espiritualmente para que sientas orgullo por tu orientación sexual.

Una pequeña muestra de la demencia femimarxista que la red global de Soros esparce por el mundo: las autoras equiparan el trabajo doméstico al tráfico de órganos, inventando cifras disparatadas e incomprobables (especialidad de la casa de la izquierda) y llamando a una especie de dictadura mundial de control de los impuestos, alegando de un modo absurdo que la evasión es misógina y afecta a mujeres y niñas.
El poder de esta secta mundial siniestra es el horror totalitario que describió George Orwell en su distopía “1984”.

La red de ONGs de Soros, Open Society Foundations, es la organización criminal más grande de la historia de la humanidad, un verdadero sistema global de vigilancia y adoctrinamiento, un Gran Hermano orwelliano, que monitorea toda actividad en cada rincón del planeta y emite fatwas, directivas y bajadas de línea que son recibidas por los operadores locales de sus campañas de propaganda de la agenda neomarxista cultural.

Ayer pasamos los 100 seguidores de la página, algo que nos pone muy contentos. No contamos con recursos de difusión, no hacemos un producto condescendiente con el mainstream político e ideológico, no tenemos apoyo mediático porque estamos en contra de lo que hoy son los medios transformados en órganos de propaganda de la tiranía global neomarxista, no somos financiados por ningún lobby ni grupo de poder, sólo intentamos ser un canal de representación del ciudadano decente, un espacio de construcción cultural, ideológica y política para incidir en la realidad de nuestro país en favor de los valores, principios y convicciones que hicieron grande a la República Argentina.
Muchas gracias por apoyarnos.

Desde Avanzada Republicana apoyamos y reivindicamos con toda nuestra fuerza al héroe Luis Chocobar, un ejemplo de servidor público que arriesga su propia vida en la defensa del ciudadano honesto. Hasta que no limpiemos la Justicia de cómplices de los criminales, no vamos a vivir en paz.

Lo que se vio hoy en el Congreso fue la gimnasia prerrevolucionaria sediciosa de los grupos de tareas lúmpenes del marxismo setentista en contra del gobierno del neomarxismo global, la nueva izquierda perfumada de liberalismo banana. Si se eliminaran entre ellos se salva el país.

El PRO es oficialmente el partido femimarxista argentino, Larreta y Macri son los administradores de las campañas de propaganda y adoctrinamiento de esta tiranía global con fondos públicos y dinero inyectado por organismos internacionales para lavar cerebros con técnicas de secta.

Mientras la dictadura comunista ponía fortunas en difundir por el mundo a los mediocres alcahuetes del régimen Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, censuraba a los verdaderos artistas de la gran música cubana que años después fueron rescatados por Ray Cooder.

Durante la segregación racial, si un blanco acusaba a un negro, su palabra valía más y se daba por hecho la culpabilidad sin el debido proceso y la presentación de evidencias. El mismo mundo de seres superiores e inferiores es el que pretenden imponer las feminazis misándricas.

Ahora le tocó el turno al grupo Cielo Razzo, siempre el mismo procedimiento de histeria colectiva inducida estilo “Brujas de Salem”: unas enajenadas y/o resentidas, publican denuncias disparatadas, y un ejército de zombies esquizofrénicas paranoides lo toman por cierto y lo amplifican.

Premio Nobel de Economía a dos chantas del cambio climático, como para no dejar tan abandonada la mentira ecocomunista dentro de la agenda progrezurda global que hoy dedica toda su capacidad destructiva a fogonear la demencia femimarxista.

En el año 2018 la pesadilla orwelliana se hizo realidad y el Estado en Argentina criminaliza la mirada y el pensamiento de un hombre. Tenemos el derecho constitucional de levantarnos contra esta tiranía, juzgar y condenar a los esbirros políticos al servicio del despotismo.

Occidente así no puede seguir, vivimos bajo una dictadura global que infecta día a día de totalitarismo una nueva mente, una nueva institución, un nuevo partido político o un nuevo Estado. Necesitamos depurar este cuerpo social enfermo, va a ser doloroso.

La dictadura global femimarxista ya expresa abiertamente sus objetivos: no van a parar hasta someternos a todos a sus dictados. Es la actualización de los fines que perseguían el III Reich y la URSS: hacer de cada hombre del planeta un nazi o un comunista.

“La ONU se mete de lleno en el país”, sumado a “Desembarco”. 
El Pravda del femimarxismo argentino nos dice abiertamente que un poder global nos está invadiendo, y es cierto, tenemos el derecho a defender nuestra soberanía, incluso con medios violentos.

“Queremos que se haga una revisión de los programas de cada materia para que se ajusten a los tiempos que corren y que incluya bibliografía feminista”. Éste era el objetivo de las femilacras del Buenos Aires, y para eso calumniaron impunemente con complicidad mediática a gente que ahora pide ser trasladada porque no se puede defender. Vivimos bajo una dictadura global, hay que reaccionar.

En el siglo XXI el hombre heterosexual es culpable de todo lo que se le impute, y quizás se le permite demostrar su inocencia, no sin antes perseguirlo y destruirlo Vivimos bajo una dictadura global femimarxista lesbogay, tenemos el derecho de combatirla.

Sólo en un mundo gobernado por la idiotez, la ignorancia y la demencia del neomarxismo, puede ser “polémico” decir que un concurso de belleza FEMENINO es para mujeres. Qué hartos que estamos de estas usinas de adoctrinamiento y propaganda travestidas de medios de comunicación.

El aquelarre de femimarxistas globales denominado #W20Argentina, es el brazo feminazi del #W20Argentina #W20Summit, la concentración de poder más grande de la historia, el centro de mando de las finanzas internacionales que sostienen las campañas globales de persecución al hombre.

El procedimiento de las fagocitadoras feminazis, el brazo armado del neomarxismo global, es comerse primero a sus propios zánganos como experimento, una vez que logran instalar la caza de brujas como procedimiento inquisitorial del Estado, van por todos.

En un mundo totalmente desquiciado por la demencia, la ignorancia y la idiotez, la homosexualidad pasó a ser una categoría casi meritoria, al mismo tiempo los medios de desinformación inventan absurdos contradictorios como los gays heterosexuales, todos los días una locura nueva.

Cuando decimos que el tema aborto se inscribe en la agenda de la hegemonía neomarxista global, un poder inédito en la historia de la humanidad, que abarca todo el planeta, tiene recursos financieros y políticos ilimitados, no exageramos, el #NoFueLey de Argentina fue un milagro.

NOTAS BREVES

1 de octubre de 2016  

Por primera vez en su historia, este diario abandona la imparcialidad, es decir, abandona el periodismo, y se transforma en una usina de propaganda, pero no a favor de un candidato, sino en contra del otro. NADA prueba más que este episodio, que hoy estamos en una verdadera guerra mundial cultural que se libra en universidades, medios, partidos políticos y elecciones en todo el mundo, en la que una vez más se enfrenta la libertad al totalitarismo. Brexit fue una batalla ganada por la libertad en territorio europeo, el referendum de Colombia será otra batalla en Latinoamérica, pero la elección en Estados Unidos puede significar el Día D de esta contienda global que va a marcar nada más ni nada menos que la entrada o no de Occidente en su segunda Edad Media.

USA TODAY’s Editorial Board: Trump is ‘unfit for the presidency’

The Editorial Board, USA TODAY Published 7:02 p.m. ET Sept. 29, 2016 | Updated 12:54 a.m. ET Sept. 30, 2016

1 de octubre de 2016

No hay nada más parecido al kirchnerismo en el mundo que el Partido Demócrata en el siglo XXI: una lideresa esposa de un ex presidente, que se hizo millonaria con la política, una corrupta, incompetente, mentirosa y autoritaria cuyo mayor logro y caballo de batalla para aspirar a la presidencia es haber nacido con vagina; medios adictos con periodistas militantes que abandonaron la profesión de informar para abrazar la propaganda con las peores armas: la difamación y la mentira ad nauseam; artistas adherentes totalmente ignorantes, no ya de la política, sino de lo que pasa en el mundo fuera de sus castillos de cristales mentales; grupos de tareas violentos y fanáticos, conformados por un masacote de lúmpenes y parásitos reclutados entre lo más bajo de las universidades de cuarta, organizaciones sociales y agrupaciones de todos los colores formadas y conformadas en torno a ideologías de odio (de género, de raza, de clase), contando para solventar semejante aparato con aportes millonarios provenientes de centros financieros del islamofascismo como Qatar; hasta copiaron (y no se trata de ninguna manera de una coincidencia) los slogans en español para endulzar al votante hispano: “presidentA” y “el amor vence al odio”.

Estados Unidos

Un diario republicano pide no votar a Donald Trump: “Puede ser nuestra Cristina Kirchner”

El San Diego Union Tribune nunca, en sus 148 de historia, había apoyado a un candidato demócrata hasta hoy, donde instó a sufragar por Hillary Clinto. El miedo a CFK.

5 de octubre de 2016

Esto tiene dos explicaciones, una política y otra humana: la primera es que los que no quieren ofender a los musulmanes son, en efecto, sus aliados, su Caballo de Troya en Occidente, es la izquierda global que se quedó sin recursos tras la caída del “campo socialista” en 1989 y para continuar su guerra contra los valores liberales y republicanos de la Ilustración acudieron al enemigo que quedaba en pie que era el mundo islámico; la segunda, es que los progrezurdos son la basura más cobarde que dio la humanidad en toda su historia.

5 de octubre de 2016

Bloqueé a esta rata nazi. Tenemos que tener mucho cuidado con esta clase de escoria que se infiltra en el mundo liberal por odio al zurdaje. Y vale la aclaración: los nazifascistas y los zurdos se odian no porque sean lo opuesto, sino porque son dos ideologías totalitarias, y por definición toda forma de totalitarismo es excluyente, no puede convivir con otra forma de totalitarismo.

Los nazis como este cabeza hueca acusan a los judíos de ser los creadores del marxismo, y Marx, al igual que Trotsky, odiaba a los judíos por equipararlos al capitalismo.

La guerra humana es entre la libertad y el totalitarismo en todas sus formas, hoy la forma dominante es la zurdoprogresía pero eso no significa que todo aquél que se oponga a esta dictadura global sea un luchador por la libertad, así como no todos los europeos que se oponen a la invasión islámica lo hacen para preservar la libertad y el sistema republicano sino que los mueve el más puro nazismo.

Estemos atentos, veamos quién nos da los benditos like, muchas veces el remedio es peor que la enfermedad.

5 de octubre de 2016

Lo que decía en mi otro post, lo reformulo en éste: hay mucho fascista disfrazado de liberal y de libertario que, montado en una lucha justa contra la moral progrezurda dominante que nos asfixia cada día más con sus persecuciones, su censura, sus imposiciones, se infiltra en esta verdadera guerra cultural global para jugar un papel contestatario, cuando en realidad son agentes de otra forma de totalitarismo que se enseñoreó en varios países en el siglo XX y que hoy es repudiada en todo el mundo.

No tengo la menor duda de que el INADI es una orga repugnante pergeñada y dedicada a perseguir a individuos inermes ante el poder coercitivo del Estado, recortando su libertad de expresión para promover el miedo y la autocensura, pero empezar una nota diciendo: “En la época del Proceso cada uno podía decir lo que quería o pensaba” no sólo es históricamente falso sino que es una reivindicación velada de una dictadura infame que prohibió libros y películas. Nadie que se proclame liberal y republicano puede reivindicar dictaduras que son exactamente lo opuesto a la República basada en las libertades individuales, y al que lo haga hay que ponerlo en evidencia primero y retirarle todo apoyo después, porque no hay manera más deleznable de manchar el pensamiento liberal que codeándose con la suciedad totalitaria.

27 de septiembre de 2016

Escribo esto en caliente pero prefiero dejar mis impresiones sin digerir. Lamentablemente debo decir que Trump perdió el primer debate, sobre todo la segunda mitad. Y digo que lo perdió Trump y no que lo ganó Clinton, por lo siguiente:

-Hace tiempo vengo diciendo que Trump está muy mal asesorado y que tiene un equipo de campaña pésimo, ganó la interna republicana caminando en gran parte por el nivel extremo de imprensentabilidad de los demás precandidatos, pero desde entonces su equipo no para de hacer cagadas. Los ataques de Clinton fueron tan obvios que un pasante de politología los tendría que haber previsto. Trump tendría que haber ido con las respuestas ensayadas mil veces. Ejemplo: si Clinton te dice, como era esperable que fuera a buscar para desacreditarte, que quebraste seis veces, vos le respondés que sí, que por eso sos un empresario que crea valor y que asume riesgos, y que ella no quebró nunca porque se hizo millonaria viviendo del Estado y la política. Eso Trump lo debió haber llevado preparado, en cambio, se puso a la defensiva explicando por qué sus empresas son buenas.

-A Trump le faltaron reflejos para contraatacar cuando le dejaron la pelota para empujarla. Ejemplo: si Clinton dice (y se notó que fue un speech armado, ensayado y recitado) que se mandó a guardar una semana para prepararse para ser la presidente de Estados Unidos, había una oportunidad de oro para contraatacar dejando en evidencia que se esconde y que no va a poder gobernar un país escondida, algo que los americanos hubieran festejado hasta el año 3 mil.

-Trump mencionó apenas al pasar a Netanyahu, pero no aprovechó la oportunidad de oro de pegarle a Clinton por su tratado nefasto con Irán, diciendo que el principal aliado en Medio Oriente y en el mundo, que es Israel, entiende ese tratado como la principal amenaza a su existencia.

-Y las últimas razones no son culpa de Trump: tuvo al moderador en contra, al público en contra, al director y los camarógrafos en contra (el final del debate fue una vergüenza, con ella y su familia adelante saludando al público y Trump con los suyos en un oscuro segundo plano). Porque la realidad es que Trump desafía a TODO el establishment de la ideología dominante, el zurdoprogresismo, en Estados Unidos y en el mundo, tiene a la izquierda en contra y también a la derecha (hasta los Bush votan a Clinton), tiene a TODOS los medios, incluido el cada día más políticamente correcto Fox, en contra, tiene (salvo Israel al que casi no mencionó) a los aliados y también a los enemigos de Estados Unidos en contra, y cuando te enfrentás a semejantes molinos de viento, tenés que ser brillante y no pifiar una, algo que queda claro que ni Trump ni su equipo lo son.

Conclusión: como se dice en campeonatos como la Libertadores, esto es un partido de 180 minutos. El primer tiempo lo perdió Trump, queda el segundo y el que gana el segundo gana la llave.

29 de junio de 2016

Hacía mucho que no leía un paper con una perspectiva tan alta, una mirada de tan largo aliento y basado en fuentes tan diversas. En una primera lectura, me resultó una utopía tecnocrática, un discurso que podría estar en boca de Eldon Tyrell en Blade Runner, un mashup de neopositivismo digital y hegelianismo robótico (hay algo del Espíritu hegeliano en la Singularidad tecnológica y yo, francamente, creo que esa clase de entelequias no tienen otro valor que el de las supercherías sectarias). Pero lo más inquietante, aunque el autor dedique algunos párrafos condescendientes a no despreciar las batallas culturales, es el tinte milenarista y algo new age de mitigar con una esperanza mesiánica la sensación ominosa que el mismo autor reconoce como válida al constatar el avance y predominio actual de las ideologías enemigas de la libertad y el desarrollo. En efecto, hay un abandono a una suerte de salvación por obra y gracia de una mano invisible tecnológica integradora y superadora de la de mercado descubierta por Adam Smith hace dos siglos y medio, un orden natural biotecnológico que, si bien no nos releva de la tarea de enfrentar a las doctrinas surgidas de ese pecado capital inconfesable que es la envidia, nos reconforta evangélicamente con la promesa de un futuro que ya fue escrito en forma de bits.

Yo, por las dudas, sigo peleando.

9 de junio de 2016

Por primera vez algo que hice llega al número uno de un ranking. Está bien, tengo claro que N1M no es Billboard, pero es una web/comunidad muy popular, donde hay miles de bandas independientes, muchas de las cuales pagan una cuenta Premium para poder difundir más y mejor sus canciones. Yo no sólo nunca puse un centavo, sino que casi no le dedico nada de tiempo, de vez en cuando hago una campaña en el sitio para promocionar uno de los temas (sólo pude subir tres por tener una cuenta gratuita) que, al no contar con muchos bitcoins, llega a pocos usuarios, y el proyecto ni siquiera es una banda real que toca en vivo (hasta truché la locación, London, UK)

En fin, tampoco la música es mi profesión, no soy un músico, soy un fan, un melómano, pero la música me viene dando más alegrías en estos últimos años que lo que se supone que sé hacer que es la realización audiovisual.

Comparto este pequeño logro con los músicos de verdad que participaron en las canciones que subí a N1M:

Diego Acosta, Carlene Graham, Jette Kelly y Federico De Prisco

Cheers por la música que es lo que nos alegra la vida a tantos.

24 de enero de 2016

En los 80s tuve la suerte de ver en vivo dos veces a una de las mejores bandas de rock del mundo (sí, del mundo, no sólo de Argentina), una vez en Mediomundo Varieté en la calle Corrientes y la otra en Obras cuando fueron soporte del mítico primer concierto de Iggy Pop en nuestro país.

En ese entonces jamás hubiera imaginado que, años después, tendría la suerte y el honor de conocer a Claudio Fernández y que grabara las baterías de un tema mío: CERDO$!.

Celebro que una revista de la actualidad revisite la obra imperecedera de un grupo que fue de culto, tuvo su brillante momento pop, volvió a ser de culto (rabioso, explosivo, con una poética lanzallamas en el sentido arltiano, un sonido incendiario), y hoy es parte del acervo cultural de una generación perdida en la bruma finisecular; Don Cornelio fue el intérprete, el guía, el Stalker, a través de la bruma de nuestra candorosa oscuridad adolescente y, los que entramos, nunca más quisimos salir de la zona, porque la zona éramos nosotros.

30 de septiembre de 2016

Los Rolling Stones están entre los grandes músicos del siglo XX porque todos los géneros que hicieron los sacaron a la perfección sumándole el estilo propio, algo que muy pocos artistas logran porque, o bien el estilo propio se termina imponiendo al género (Ob-La-Di, Ob-La-Da de los Beatles que empezó como un reggae y lo terminaron deformando, aparentemente por iniciativa de Lennon pasado de marihuana y de irritación, hasta sacarle todo el reggae) o bien el género se impone al estilo produciendo una música demasiado obediente de los parámetros del género.

Extinción

A diferencia del resto de las especies del reino animal, el ser humano tiene un gen defectuoso, que no está en su mapa genético (algo que sería científicamente solucionable) sino en su espíritu, por lo que no tiene solución. Ese error original en su conformación es el sentimiento de envidia, la raíz de la flora más venenosa en el jardín de la consciencia.

Si bien a lo largo de toda la historia las manifestaciones de la envidia fueron incontables (el fratricidio motivado por la envidia es un topos de las grandes narrativas míticas fundacionales), es recién en el siglo XXI en el que triunfa como moral dominante bajo la égida del igualitarismo, infectando en menos de una década, como una pandemia fulminante, la vida diaria de todos los humanos a escala planetaria.

En la nueva manada humana, los poco favorecidos se unen de a millones para destruir al destacado; crean leyes, oficinas públicas y fuerzas de coacción para la persecución y eliminación de lo inconveniente, crean teorías políticas autoritarias para extender el colectivismo global mediante organizaciones supranacionales destinadas a la evaporación de las identidades nacionales, crean teorías sociales delirantes para la aniquilación de las identidades individuales, en especial las sexuales, crean teorías económicas confiscatorias pacíficas (es decir, implementadas bajo amenaza, pero sin sangre, por el monopolio de la fuerza) en reemplazo de las revoluciones sangrientas que requerían una agallas definitivamente perdidas por los nuevos sujetos de la utopía igualitaria, despojando gradualmente al que crea riqueza hasta asimilarlo a una masa pauperizada, crean teorías estéticas absurdas pergeñadas para aborrecer la originalidad, la destreza, la erudición y el talento y enaltecer lo mediocre, lo tonto y lo feo como venganza mortal contra toda forma de belleza, y, finalmente, han creado medios y productos de comunicación y de (pseudo)arte pensados para adoctrinar a las masas desfavorecidas con todas esas teorías.

De consolidarse esta tendencia, el efecto va a ser la extinción, porque no hay ninguna especie que sobreviva cuando se impone el menos apto, cuando la dirige el incompetente. Cuando se produce un proceso de darwinismo inverso, el meteorito exterminador lo fabrica la misma especie condenada, a lo largo de unas pocas generaciones que acumulan rocas sobre sus cabezas sostenidas por los viejos andamios construidos en épocas en las que el instinto de supervivencia prevalecía sobre el gen defectuoso, hasta que esas estructuras ceden, y la música termina.

Trump

Qué largo camino y qué rápido pasó. Todavía recuerdo el primer debate del GOP a mediados de 2015. Me agradaba el doctor Ben Carson, pero no le veía uña de guitarrero, le faltaba garra para llegar, en cambio Trump era todo lo que yo entendía y entiendo que necesita Occidente para recuperar sus principios republicanos y liberales pergeñados en el clasicismo greco-romano y fraguados por la Ilustración. Sin ser un intelectual ni sumergirse en las profundidades del pensamiento, el principal asset de Trump era él: su historia, su fortuna, su estilo, su imagen, su desenfado, sus modales, un compendio de incorrección política que puso los pelos de punta a los personeros de la hegemonía progrezurda global desde el minuto cero que Trump pisó la carrera a la Casa Blanca.

Al principio lo ningunearon, creyendo que no tenía ninguna posibilidad de ir más allá de un par de apariciones circenses. A medida que Trump iba dejando rivales por el camino, el menosprecio pasó a ser desprecio, en un principio sobreactuado son sorna, más adelante murmurado con preocupación, pero seguían aferrados a la antilógica que provee el vivir en un mundo virtual armado con slogans, dogmas y liturgia sectaria: Trump NO PODÍA ganar. Jamás. No le podía ganar a nuestra abeja reina que el día de su cumpleaños se congratuló a sí misma como futura presidentA. Así, con “a”, porque el siglo XXI le pertenece a la mujer por mandato divino (no de Dios sino de la divinura femenina). Y no era posible que a la candidata del siglo XXI le ganara un remedo de macho alfa sigloveintista, misógino (tenía una mujer como jefa de campaña), xenófobo (está casado con una extranjera), racista (se atreve a pronunciar el sintagma herético “terrorismo islámico”, porque como todos sabemos el Islam es una raza).

La gran noche de la fiesta consagratoria en Versalles, irrumpió una masa de “deplorables”, ignorantes, viejos, jóvenes alt-right, hombres (cuenta la leyenda que también mujeres, muchas), blancos, armados, trabajadores (TRA-BA-JA-DO-RES!!!), los mismos que al otro lado del Atlántico habían aguado la fiesta británica de la Unión Soviética Europea, esos seres obsoletos, con género definido, muchos de ellos creyentes, otros simples votantes del partido que abolió la esclavitud en Estados Unidos. Esa masa de cuellos rojos puso fin al baile de máscaras. No hubo guillotinas, hubo votos; el absolutismo biempensante volvió al ágora republicana; encuestas y medios transformados en órganos de difusión de una de las dos campañas, quedaron recogiendo las migajas de las tortas que la Antonieta demócrata había mandado a comer a los que no tuvieran el pan adoctrinado académico y mediático de cada día.

Hoy, 20 de enero de 2017, retornó Tocqueville al nuevo continente y anotó en un cuaderno de viaje que la democracia había vuelto a América.

Publicado en Facebook, 20 de enero de 2017

La morada del exilio interior

Hoy se vendió la morada del exilio interior. Mi vida en ese lugar coincidió con los ocho años más nefastos de la historia democrática argentina: los dos mandatos de Cristina Kirchner. Una época de marginación y menosprecio para los pocos que fuimos anotados con tinta invisible en las listas grises del aparato de cultura oficial al servicio de la alcahuetería y la mediocridad.

Llegué a ese lugar emocional y moralmente destruido, con un juicio en proceso y mi primer largo guardado en un cajón, mi carrera, que dos décadas atrás había arrancado de manera muy auspiciosa con premios internacionales y un reconocimiento tan precoz como precario, parecía haberse quedado sin combustible en medio del desierto. Entonces empecé a hacer canciones, a grabarlas, a disfrutar escuchándolas, empecé a recorrer estudios junto a músicos, que son una clase de gente que siempre había admirado. Ese nuevo viento me llevó por primera vez a Nueva York, que sobrevolé por unos meses en estado de gracia. Volver a un país hostil, degradado y enfermo de chatura, de odio a todo lo que sobresale, me hundió en una melancolía fulminante, que duró casi dos años y que tendría una salida epifánica: una película experimental hecha en siete días, con destino de sala de mala muerte, se tranformaba en el suceso disruptivo del año audiovisual por la audacia de su estreno en un formato nuevo, generando centenares de miles de espectadores y polémicas.

Gracias a esa batalla ganada con tan pocas armas, ingresé (ya a una edad jurásica para los parámetros del llamado “ecosistema”) en el fascinante mundo de los emprendimientos tecnológicos, ideando, desarrollando y liderando dos que vieron la luz y tienen un futuro tan incierto como apasionante por delante.

De esta etapa amarga de mi vida, me quedan canciones como Life y We’ll Shine On, que me dan mucho orgullo, o A Loveless Song que todavía me conmueve, el sonido y las voces profesionales de Stingin’ Tears, las agallas de Cerdos, un manifiesto contra los olfas del regimenzuelo cuando todavía tenía intacta su aspiración autocrática; las canciones y sus respectivos videos hechos sin nada y logrando mucho.

No fue un tiempo trágico, fue un tiempo amargo; no fue de pérdidas ni de frutos; no fue violento, no fue enfermo; no transcurrió entre sombras, sino bajo el sol decolorado de una tarde de otoño.

Publicado en Facebook, 24 de junio de 2016